Varios vecinos y vecinas salieron de sus casas, se congregaron en la esquina, pusieron “manos a la tierra”, y el resultado es una huerta comunitaria que crece día a día. 

La huerta orgánica está ganando terreno en la sociedad. Cada vez más personas se animan a tener su propio huerto, hacer su propio compost y cultivar sus alimentos. Pero también muchas personas no tienen un espacio para comenzar o agrandar su huerta.A la vez, el problema de los terrenos baldíos, la acumulación de la basura en una tierra que podría ser utilizada, es moneda corriente en muchos barrios de Moreno.

   Vecinos y vecinas de Álvarez entendieron que la mejor manera de solucionar esto es trabajar de forma comunitaria, convertir esa tierra en huerta, donde se pueda compartir una experiencia en común, entre verduras y flores.

  Así, en una esquina de la calle Tegucigalpa, un basural se convirtió en un espacio verde, productivo, y de encuentro entre vecinos. Desde Moreno Primero nos comunicamos con Sabrina, una integrante de la huerta, quien nos cuenta cómo surge la idea y cuáles son los objetivos que persiguen.

Moreno Primero: ¿Qué es “Huerta Comunitaria Tegucigalpa” y cómo surge la idea?

Sabrina: Es una huerta integral en donde distintas personas, grupos de vecinos de Álvarez y zonas aledañas, de distintas edades y ocupaciones, nos reunimos para solucionar algunos problemas ecológicos que creemos que tiene el barrio, y para embellecerlo un poco más. Por esta razón surge la idea de la huerta, a modo de resignificación también, porque esos terrenos son fiscales y no están habitados. Fueron convertidos en un basural, y nosotros en vez de quejarnos decidimos poner manos a la tierra y obrar por ella. Así surgió la idea, hoy está creciendo y lo vemos con mucha ilusión. Esto es muy reciente, el terreno lo empezamos a habitar como huerta recién en febrero, es un espacio vecinal y autogestivo. La idea surgió de unos vecinos que viven muy cerca de ahí, y yo me sumé después.

Además, creemos que es importante destacar que no es solamente una huerta y un compost, sino, relaciones humanas que se tejen desde un espacio físico que brinda educación ambiental como algo que trasciende una huerta, pero que la entiende como disparador. Trabajar en el estilo de vida, desde la alimentación hasta la reducción de residuos, en las relaciones humanas, en conocer la flora y la fauna y nosotros como parte de ella. Este es un espacio para intercambio de saberes de todo tipo que aumenten la calidad de vida de los participantes. No buscamos la cosecha propia sino generar ecosistemas que incluyen otros seres.  

No es solamente una huerta y un compost, sino, relaciones humanas que se tejen desde un espacio físico que brinda educación ambiental como algo que trasciende una huerta.

MP: ¿Por qué una huerta comunitaria?

SDecimos que es huerta comunitaria porque creemos realmente en el trabajo colectivo. Creemos que es la forma de salir adelante. No necesitamos ni queremos una bandera política. Como así también no estamos en contra de ninguna ideología, todos pueden venir a la huerta, independiente de lo que cada une piense, de eso nos olvidamos cuando estamos trabajando para la tierra. 

  Como seres humanos, trabajar en conjunto es la solución. También lo pensamos desde la alimentación. De hecho, hay una idea de que la cosecha vaya a los merenderos y comedores de la zona. Vamos a ver si eso realmente se puede concretar, todavía está todo muy joven y no sabemos si eso se va a poder concretar, pero es la idea.   La idea es laburar en conjunto para un objetivo en común.

MP: ¿Cuál es su idea de cara al futuro?

S: La idea es un poco colaborar con estos lugares que te contaba, merenderos, comedores. Como así también, poder dar talleres, cursos, charlas, sobre diferentes temas. Por ejemplo, sobre ecología, sobre el reciclado, sobre la clasificación y separación de los residuos, sobre como armar una huerta y planificarla, sobre la importancia de la alimentación consciente, la importancia de nuestras plantas nativas.

MP: También les preocupa el reciclado. ¿Articulan con grupos de reciclaje?

S:  El reciclado para nosotros es sumamente importante. De hecho, es un lugar de punto verde, donde una cooperativa pasa a retirar todo el material. Nuestra idea también es promover un poco eso. Lo hacemos también en la huerta cuando utilizamos cartones y demás cosas reutilizables en los bancales. Nosotros recibimos materiales reutilizables en el lugar para luego llevarlo al proceso indicado. Por otro lado, también consideramos importante la concientización de todas estas cosas que uno entiende como basura pero que se pueden volver a usar. 

MP: ¿Quién puede participar del proyecto?

 S: Toda persona que tenga ganas de sumarse y poner manos a la tierra. También estamos abiertos a cualquier nueva idea que tenga que ver con el trabajo colectivo, un beneficio para el barrio y la ecología, que es muy importante. 

  Somos personas de multiplicidad de edades, desde 20 hasta 50 años, con ideales diferentes y profesiones diferentes, pero con un objetivo en común que es darle a la ecología del barrio un punto importante.  

  Así, cualquier persona que venga con ganas de trabajar con la naturaleza y traer nuevas ideas también, está más que invitado e invitada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu