PIROTECNIA: LA CULTURA COMERCIAL CAMBIA DE RUMBO

Los familiares de personas con Trastorno de Espectro Autista y Trastorno Generalizado de Desarrollo realizan campañas de concientización a lo largo y ancho del territorio. En diciembre del año pasado se aprueba la ordenanza “Pirotecnia Cero”. El cambio de consciencia está a la vista.

Las personas con Trastorno Espectro Autista (TEA) y Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) tienen hipersensibilidad a los sonidos en general. El ruido de fuegos artificiales con sonido intenso lo sienten como si cayeran bombas al lado de ellos. Esto produce en ellos mucho estrés y alteración conductual y emocional. Un ambiente festivo como lo son las fiestas de navidad y fin de año, se tornan angustiosas para ellos y ellas.  

    A fines de diciembre del año 2019 se votaba una de las primeras ordenanzas municipales de la nueva gestión “Pirotecnia Cero” . Muchos vecinos y vecinas estuvieron de acuerdo con la medida, y, además, hay quienes más la difunden: las familias de personas con TEA y TGD. 

“Prohíbase en el ámbito del Municipio de Moreno, la comercialización, exhibición, tenencia, manipulación, uso particular, fabricación, depósito, transporte, distribución y venta al público mayorista o minorista y venta ambulante en la vía pública, de artificios pirotécnicos cuyos efectos audibles o sonoros sean superiores a 84 decibeles, cualquiera fuera su naturaleza y característica, como así también los denominados globos aerostáticos de pirotecnia”  

Ordenanza municipal “Pirotecnia Cero”.

  Esto requiere, además, una fuerte campaña de concientización sobre el uso de pirotecnia. El colectivo “Padres TEA Cuartel V” realiza la campaña “Más Luces, Menos Ruidos”, que consta de varias formas de difusión. Entre ellas, la instalación de una cabina sensorial en el espacio público cuyo fin es invitar a las vecinas y los vecinos a ponerse en el lugar de las personas con TEA y por un rato sentir, escuchar, y recibir la información como lo hacen ellos y ellas. 

En Moreno hubo un gran avance en esa creación de conciencia. Familias de personas con TEA y TGD, junto a concejales y a la Subsecretaría Técnica de Inspecciones realizaron un operativo conjunto con el fin de controlar los lugares históricos de venta mayorista de golosinas y entregaron una copia de la Ordenanza que prohíbe la venta y uso de pirotecnia sonora. 

    Desde el Municipio de Moreno aseguran que “el espíritu de la ordenanza aprobada en los inicios de la gestión está cambiando la cultura comercial de la época: sólo un comercio de todos los visitados tenía pirotecnia”

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *