Las y los amantes de la fauna silvestre, y sobre todo quienes se dedican a observar las aves, saben de primera mano que la actividad es una gran excusa para viajar y conocer destinos naturales.

Foto: GUSTAVO CASTAIGN

La provincia de Buenos Aires cuenta “con numerosos cuerpos de agua, de alta bioproductividad y una avifauna acuática muy rica y variada”, reflejan los especialistas.  Entre esas locaciones se encuentran Moreno y Tigre.

En el Área Natural Protegida “Dique Ingeniero Roggero”, que tiene más de mil hectáreas, conviven 213 especies de aves: desde el jilguero dorado (Sicalis flaveola) hasta el Martín pescador mediano (Chloroceryle amazona). La reserva municipal “Los Robles”, del partido de Moreno, forma parte de ese conjunto de bioparques.

El lugar es visitado por los alumnos en edad escolar del distrito y localidades vecinas con el objetivo de que conozcan y aprendan a valorar ese espacio natural.

La reserva está situada en las calles Benito Juárez y Williams. Se accede por la bajada de la Autopista del Oeste en el puente La Reja sobre avenida Roldán Km 38,  o desde Moreno o Luján por Ruta 7, hasta la estación ferroviaria La Reja. Luego hay que dirigirse al sur por la calle Rubén Darío, hasta la avenida De la Argentinidad y Benito Juárez.

El lugar tiene servicios de guardaparques, senderos interpretativos, centro de visitantes, biblioteca, camping, cabañas, parrillas, proveeduría, alquiler de bicicletas y baño.

Otro sitio para visitar y observar a las aves es “Delta Terra”, situado sobre el arroyo Rama Negra Chico, en la primera sección de islas del Paraná, partido de Tigre. Con una superficie de 22 hectáreas, sobresalen las actividades de senderismo interpretativo, observación de flora y fauna, espacios propicios para contemplación y meditación, práctica de remo y fotosafaris.

El sector cuenta con unas 120 especies de aves y espejos de agua, como una laguna y bañados donde los visitantes pueden apreciar a las garzas blanca, mora y bruja, además de gallaretas, chajaes y diferentes especies de patos.

El Delta Terra ofrece servicios de guía y guardaparques. Allí se puede visitar el “Deli & Café La Pasionaria” un lugar cuyo diseño arquitectónico se mimetiza con el entorno natural. En el área protegida funciona, además, un pequeño centro de rescate y rehabilitación de fauna silvestre autóctona rioplatense.

La única forma de llegar es en embarcación particular o de alquiler. Se navega hasta el muelle sobre el arroyo Espera y desde allí el turista camina hacia la reserva por el borde del arroyo Rama Negra Chico.

Observar aves es una experiencia cautivadora para quienes disfrutan de la naturaleza y los entornos agrestes. La Provincia de Buenos Aires tiene destinos imperdibles para agendar y visitar cuando se pueda volver a viajar.

Fuente: Noticias Baires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu