En una conversación que brindó a Moreno Primero, Sandra Cruz, actual secretaria de Género, Niñez y Adolescencia de la Defensoría, expresó cuáles son los objetivos del Observatorio y cómo es la sensación de que se apruebe una política de la cual formó parte de su legislación.

Sandra Cruz, secretaría de Género, Niñez y Adolescencia de la Defensoría de la Provincia de Buenos Aires, fue concejala de Moreno durante el período 2015-2019, durante ese tiempo, junto a otras concejalas, crearon la mesa intersectorial de género en donde llegaron a analizar y establecer la creación del proyecto sobre un Observatorio Municipal que serviría para prevenir las violencias y contar con datos e información al respecto. Hoy en día se aprobó este proyecto y en esta nota, Sandra expresa los detalles y las expectativas para con este Observatorio.

Moreno Primero: Cuando se aprobó la creación del Observatorio vos eras concejala ¿Cómo fue que se gestó?

Sandra Cruz: Fuimos construyendo algunos instrumentos, yo fui la autora que crea la mesa intersectorial de género, porque nos parecía que era un espacio que había que dejarlo institucionalizado. En esa misma mesa, fueron apareciendo iniciativas, en el debate con las organizaciones de cuáles eran las medidas que debíamos tomar. Una de las primeras medidas que aparecen en la mesa, es la del botón antipánico y otro de los objetivos que se habían propuesto en la mesa producto de analizar que ya no nos alcanzaba sólo con el abordaje de las violencias, sino que también teníamos que poder prevenirla y comenzaba a ser clave contar con información y con datos que puedan ser traducidos en un informe cualitativo, a partir de ahí comenzamos a pensar con el colectivo este proyecto de Observatorio Municipal con mucha discusión porque en ese momento no éramos frente de todos sino Unidad ciudadana, en ese momento tuvimos una situación de denuncia de abuso de una trabajadora al presidente del concejo deliberante y en ese marco nos tocó legislar sobre el Observatorio.  

 La ordenanza esperó dos años, asumió Mariel, y a mí me encuentra conduciendo la secretaria de género de la defensoría del pueblo de la provincia de Buenos Aires, en función de mi experiencia como concejala cuando diseño y reorganizo la secretaría, incorporo esta acción y comienzo a pensar iniciativas y pienso en este programa, que ahora lo tenemos en la defensoría, que es de acompañamiento y asistencia técnica para la creación de observatorios municipales, y comencé por mi pago que es Moreno.  

MP: ¿Cuál es el objetivo del Observatorio y cuál es la importancia de que participen distintos organismos?

SC: Un observatorio, tiene como misión monitorear, investigar, relevar, entonces se monitorea las políticas públicas, en el caso del observatorio municipal monitoreo un programa que haya largado la secretaria de género y yo lo que quiero es saber sí cumple con los objetivos. Es por esto, que el Observatorio puede hacer ese monitoreo porque tiene la posibilidad de tener una distancia con esa política pública porque no es el ejecutor, porque cuando ejecuta es difícil observarse. Ahora puede estar mirando que todos los programas que tiene la secretaría de género o puede observar que no tiene ningún programa. También puede hacer un monitoreo de nuestra ruta crítica, que todo el tiempo, por lo menos en las mesas intersectoriales aparece como dificultad, dónde están las dificultades de una mujer en eso que denominamos la ruta crítica. O por ejemplo, analizar cómo opera el juzgado frente a las situaciones de violencia porque la idea es que el Observatorio pueda analizar esa información, no solamente publicar datos y pueda devolverle al ejecutivo alguna iniciativa, propuesta o recomendación.  

MP: ¿Qué expectativas tenes con el Observatorio?

SC: Construir información, tener una base de datos para poder corregir, enmendar, producir recomendar políticas públicas. Es revisar sí lo que está vigente funciona o no funciona. En esta problemática sí hay algo que tenemos que hacer es permanentemente cuestionarnos los dispositivos, no enamorarnos de los dispositivos que construimos, por ejemplo, las comisarías de las mujeres fueron una demanda de las mujeres histórica, cuando lo conseguimos lo que pudimos observar es que dejaron de funcionar el resto de las comisarías de seguridad, entonces comienza a ser un cuello de botella la comisaria de la mujer, en vez de ser un lugar que habilite y posibilite. 

MP: ¿Qué sentís como funcionaria de que se ponga en marcha una política de la que fuiste parte de su legislación?

SC: En una gran alegría por supuesto que se ponga en marcha algo que propiciamos, lo sentimos como logros colectivos porque a algunas nos toca representar, pero somos la representación de un colectivo que viene militando hace mucho tiempo esto. Esto tiene que ver con otra forma y otra práctica política que tenemos las mujeres, acá hubo una continuidad por más que fuera otra gestión, y también marca otra práctica de las mujeres en el concejo deliberante que los proyectos no se encajonan, sino que con esta nueva gestión los proyectos que reflejan las necesidades de nuestros vecinos y vecinas, bueno son puestos en marcha como en este caso

Estamos con mucha expectativa, por supuesto no va a resolver los problemas de violencia, ni erradicar este sólo instrumento, sino que son muchos los instrumentos que tenemos que trabajar para erradicar la violencia. Sumar al Observatorio, esto de una mesa multiagencial donde estén presentes también todos los organismos nacionales y provinciales con asiento en el territorio de Moreno también es una novedad en la forma de gestionar las políticas de género. Me encuentro con mucha expectativa y con ganas de poner en marcha este nuevo instrumento.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu