Se trata del edificio ubicado en la intersección Corvalán y Merlo.

  El edificio ubicado en la intersección de Corvalán y Merlo está en disputa entre la comunidad de la escuela 37 y la Universidad Nacional de Moreno. Ambas partes coinciden con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, que la solución debe beneficiar tanto a una como a la otra. 

  El viernes 30 de octubre, por videoconferencia, se reunieron las madres de la comunidad de la escuela 37, con autoridades de La Plata, la jefa distrital,Karina Ramírez y la presidenta del Consejo Escolar Sonia Beltrán. 

  Norma, madre de una estudiante de la escuela 37, explicó a Moreno Primero: “Nosotros vamos a hacer legalmente posesión del edificio de Corvalán y Merlo hasta que, en el mientras tanto, se construya un edificio nuevo para la escuela 37”.

  De esta manera, tal como lo explica Norma, cumplieron dos objetivos que se habían propuesto, “por un lado logramos que los pibes no sean reinstalados en el edificio viejo que compartían con la escuela 24, y por el otro la construcción de un edificio nuevo para nuestra comunidad”. 

Por un lado logramos que los pibes no sean reinstalados en el edificio viejo que compartían con la escuela 24, y por el otro la construcción de un edificio nuevo para nuestra comunidad.

  Si bien se determinó que se construya un edificio nuevo, adecuado para la comunidad de la escuela 37, y mientras tanto se logró que se les garantice el edificio de Corvalán y Merlo en el caso de una inminente vuelta de las clases, todavía no hay lugar geográfico para el nuevo edificio

  Por esto es que el día 2 de noviembre tuvieron una reunión, las madres de los estudiantes y el director de la escuela 37, con la intendenta Mariel Fernández, Emmanuel Fernández, Secretario de Cultura, Educación y Deportes, y Hernán Borghi, Subsecretario de Educación con el fin de encontrar una respuesta a la ubicación del nuevo edificio. 

  En relación a esto, Norma explicó, “fuimos a ver un terreno que no es cercano, nos queda a 15 cuadras. Nosotros necesitamos que sea cercano porque hay una realidad social donde los padres salimos a trabajar y nuestros hijos más grandes se ocupan de los más chicos y suelen quedarse un rato o en custodia de alguna persona cerca de ahí, y eso es una realidad que nosotros tenemos que respetar” y sintetizó, “es una realidad que nosotros tenemos que respetar, hay que pensar y trabajar situado con las necesidades del territorio.” 

  Por último, Norma aclaró, “lo importante es que logramos la posesión legal, y así, que nos dejen de llamar ocupas o usurpadores, porque nosotros nos manejamos bajo los parámetros de la legalidad, nosotros teníamos otorgado ese edificio”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu