El gobernador bonaerense, quien encabezó un encuentro con los jefes comunales de los municipios turísticos para analizar el modo en que se aplican las restricciones dispuestas, sostuvo que la situación actual da cuenta de la presencia de una «segunda ola» de coronavirus. 

 
El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, mantuvo este martes una reunión con intendentes bonaerenses en Mar Chiquita para analizar la situación epidemiológica y la aplicación de las nuevas medidas dispuestas para frenar los contagios de coronavirus. 
 
El mandatario encabezó el encuentro con los jefes comunales de los municipios turísticos en el que analizarán la cantidad de casos de coronavirus, la ocupación de camas en cada distrito y el modo en que se están aplicando las restricciones dispuestas el último fin de semana. 
 
En declaraciones a la radio El Destape, el gobernador dijo este martes que prefiere ser tomado por «antipático» que por «irresponsable», al referirse a las nuevas medidas dispuestas en territorio bonaerense para evitar la propagación del coronavirus. 

Axel Kicillof mantuvo una reunión con intendentes bonaerenses para analizar la situación epidemiológica.
Axel Kicillof reunido con intendentes bonaerenses.


 
El mandatario provincial dijo que la situación actual da cuenta de la presencia de una «segunda ola» de Covid-19. 
 
«Como en Europa y Estados Unidos la segunda ola llegó con la vuelta del frío, acá se esperaba que llegara después el crecimiento fuerte de contagios. Pero empezaron a crecer los casos y esta segunda ola llegó a la Argentina hace un mes», explicó. 
 
Kicillof remarcó que «la ciudad de Buenos Aires sigue liderando la cantidad de casos por millón de habitantes» y expuso que «los contagios que hay en la Costa tienen que ver con la movilidad de las vacaciones»
 
«Hoy no sólo estamos decidiendo sobre los habitantes de la provincia sino sobre turistas que vienen de otras provincias y de la Ciudad», prosiguió. 
 
En ese marco, Kicillof remarcó que «la provincia resolvió una suspensión de actividades de 1 a 6 de la mañana y una elevación de multas por no uso de tapabocas y para fiestas clandestinas». 
 
Kicillof advirtió que «se habían relajado mucho los cuidados» y analizó que «es muy peligroso el aumento de contagios»
 
Luego, se refirió a la articulación con el Gobierno porteño para impulsar medidas de cuidado y de control y aseveró que se trata «de coordinar con CABA», aunque existen «miradas bastante distintas». 
 
«Durante la pandemia me acusaron de ser más duro, pero yo prefiero que me tomen por antipático que por irresponsable porque es una enfermedad muy complicada», apuntó Kicillof y le deseó una «pronta recuperación» al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien sigue aislado por haber dado positivo en coronavirus. 
 
El mandatario celebró que un total de 732.000 personas se hayan inscripto en la página Vacunate de la provincia y remarcó que «hay que cuidarse más porque falta poquito para poder vacunarse». 


«Para los que hablan de libertad, la libertad es la vacuna que venimos esperando desde hace mucho tiempo», agregó el gobernador y analizó que ello permitirá «ir recuperando una vida lo más parecida a la normal: con abrazos, asados, mates y clases presenciales». 
 
Por último, afirmó que «hay una parte de la oposición que es bastante vergonzante» debido a que «se opone a todo: a que venga la vacuna rusa, luego a que ‘haya pocas’, no querer barbijos ni vacunas, pero luego quejarse de los contagios». 
 
«Hay un gataflorismo intelectual bastante penoso. Uno puede decir que están en campaña y se oponen a todo. Hay una militancia mediática y política contra la vacuna, pero beberían reflexionar», dijo. 

INFO: TÉLAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu