El Grupo de Curas en la Opción por los Pobres compartió una Carta Abierta “ante el recrudecimiento de la pandemia moral”.  Criticó a los formadores de opinión y a sectores económicos que aumentaron sus arcas en pandemia y «manifiestan su insensibilidad social”. 

 Frente a un nuevo año con incremento de casos y una “nueva ola de contagios” que comienza en argentina, la carta explica en su inicio “Acabamos de comenzar el año 2021 en medio de una situación sanitaria, con sus consecuencias sociales y económicas, que exige de todas y todos nosotros «poner el hombro» y hacerle frente solidariamente. La pandemia de Covid-19 recrudece en el mundo entero y exige fuertes medidas que permitan atravesarla de la mejor manera posible hasta tanto pueda ser controlada.” 

  Sin embargo, a entendimiento del Grupo de Curas en Opción por los Pobres, hay otra pandemia que preocupa por su recrudecimiento, es la “pandemia moral” por parte de quienes “parecen empeñados en poner palos en las ruedas e impedir que los seres humanos podamos unirnos frente a una crisis que, de una u otra manera nos afecta a todos”.  

“parecen empeñados en poner palos en las ruedas e impedir que los seres humanos podamos unirnos frente a una crisis que, de una u otra manera nos afecta a todos”

  De esta manera acusan a quienes “tratan de sacar tajada de la desgracia de todas y todos a costa del bien común”, ya sea por intereses económicos, políticos o de poder.  En las últimas semanas donde la curva de contagios creció de forma exponencial, “asistimos al recrudecimiento de un carnaval de inmoralidad que se manifiesta en falsas noticias”, denuncian los sacerdotes católicos, y apuntan contra el “conspiracionismo” de “varios que pretenden disfrazarse de ciencia” y la “oposición a cualquier medida que tomen las autoridades elegidas por el voto del pueblo”. 

“asistimos al recrudecimiento de un carnaval de inmoralidad que se manifiesta en falsas noticias”

   Los medios de comunicación son –nuevamente- denunciados. En este caso, por los religiosos en opción por los pobres. “Parecen la réplica multiplicada por miles de la inveterada costumbre de ciertos sectores de hacer política “tirando muertos sobre la mesa”

  Los –grandes- Sectores económicos, también fueron denunciados en la carta. Dichos sectores “no han dejado de hacer pingües ganancias durante este tiempo en que la gran mayoría de la población ha asumido enormes dificultades económicas en beneficio del cuidado mutuo” y, además, “manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad”.

“manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad”  

  No sólo entran dentro de estos sectores las empresas prestadoras de servicio “que aumentan sus tarifas más allá de lo permitido –por si pasa-”, sino también una “pequeñísima pero poderosa minoría cartelizada -los dueños de la tierra-” que “se niegan a ceder una mínima de su ganancia” aún “poniendo en peligro el derecho a una alimentación digna de todos y en especial de los más vulnerados por esta crisis”. 

  Ellos, y muchos otros que no son nombrados en la carta, forman parte de lo que llamaron “carrozas de este carnaval inmoral” y, desde el grupo de curas aseguran que “como cristianos, nos asusta y nos avergüenza que muchos de los que lo conducen digan profesar nuestra fe. Evidentemente no creemos en el mismo Cristo en quien dicen creer”.

“manifiestan su insensibilidad social pretendiendo no reducir sus ganancias un mínimo porcentaje en beneficio de toda la sociedad.” 

  Hacia el final de la carta exponen no podemos dejar de intentar un llamado a la solidaridad, no podemos dejar de creer que pueden convertirse al Evangelio del Nazareno. O, por lo menos, que recuperen la sensatez y la responsabilidad social. Y no podemos sino llamar a todos y todas a no dejarse engañar por la maldad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu