La línea 144 bonaerense vuelve a ser estatal

La designación, esta semana, de la totalidad de las trabajadoras en el marco de la Ley 10.430 le otorga al Ministerio la potestad de regularizar y ordenar la situación. Se incorporaron como empleadas del Estado 80 operadoras y 8 coordinadoras. Tal como anuncia la ministra Estela Díaz: “No eran trabajadoras del Estado porque estaban tercerizadas. Y eso es lo que vinimos a reconstruir”. 

La gestión se enmarca en la regulación del empleo público que el gobierno de la Provincia lleva adelante en la administración pública. La Línea 144 es una línea de asistencia, orientación, derivación, contención y seguimiento a partir de dispositivos de escucha y habla, que funciona las 24hs del día los 365 días del año para los casos de violencia de género. Además de las llamadas telefónicas se pueden enviar mensajes por Whatsapp o Telegram al 221 508 5988. 

La estatización no sólo modifica la condición laboral, sino que permite desarrollar plena y conceptualmente a la Línea como un servicio de atención primaria para mujeres y personas LGTBI+ como parte de las políticas públicas de prevención y erradicación de las violencias. El hecho de que esta línea hoy dependa del primer Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual habla de que la demanda del movimiento feminista tuvo una respuesta por parte del gobierno y es que las políticas de género sean transversales al Estado.

Entonces, esto habla de una nueva victoria del colectivo feminista y de un gobierno que pone en agenda las problemáticas de género, y en este caso puntual, los casos de violencia de género. A diferencia del gobierno anterior, (2015-2019) que muy por el contrario de generar políticas que problematicen las violencias y desigualdades que sufren las mujeres e identidades disidentes, se ha ocupado de recortar el presupuesto destinado a ellas ($11 por mujer) y a producir despidos masivos en la línea 144.

Según el registro del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación (OFDPN), desde el inicio del 2021 a mediados de año se cometieron 137 femicidios, que  incluyen 112 femicidios directos, 14 vinculados (10 niños/hombres, 3 niñas/mujeres y una persona trans), 6 travesticidios y 5 suicidios feminicidas. Este observatorio, que fue el primer registro de femicidios en incluir los casos y desarrollar el concepto de suicidios feminicidas, insiste en visibilizarlos: Se producen cuando las mujeres se quitan la vida como consecuencia de los abusos sistemáticos y la violencia de género que vivieron. 

En el 64% de los casos, el hecho ocurrió en la vivienda de la víctima o el domicilio compartido con el victimario; y el femicida fue en el 56% de los asesinatos la pareja o expareja. En el 9% el femicidio fue cometido por un familiar, el 25% fue cometido por un conocido, mientras que solo el 7% de las víctimas no conocía a su victimario. A pesar de que algunas de estas mujeres habían tenido acceso a la justicia, ya que 25 de ellas habían realizado al menos una denuncia por violencia de género, igualmente fueron asesinadas.

“Cuando se crea el Ministerio, la prioridad era la estatización de la Línea 144. Nos encontramos con situaciones aún peores de las que imaginábamos respecto al funcionamiento y las condiciones de trabajo. Hubo que reformular todo, en un año de pandemia y en un servicio que por su función fue considerado como esencial” destacó la subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género Flavia Delmas

Entre los objetivos del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual era prioritario mejorar la atención de la Línea 144 PBA y la condición de las trabajadoras, que se encontraban reguladas por el ente privado ProvinciaNet. 

La primera de las nuevas medidas fue la incorporación de una supervisión interna que puso a disposición un equipo para la escucha de las trabajadoras y permitió otorgar derechos básicos e indispensables requeridos, como las jornadas de descanso adecuadas para quienes realizan la tarea de atención y asesoramiento. 

Por otra parte, se amplió el tiempo de carga de casos al sistema, que antes era de 15 minutos posteriores a la finalización de la llamada, insuficiente para que las operadoras pudieran generar un informe detallado que de cuenta pormenorizadamente de cada situación de violencia. Se generó, a su vez, una guía de actuación para la Línea que brinda a las trabajadoras un marco regulatorio para abordar cada caso

“Cada día construimos más y mejores instrumentos para que el gobierno bonaerense atienda las necesidades de la población y de las mayorías populares. Trabajamos para darle respuestas a quienes más lo necesitan, a quienes sufren desigualdad. Trabajamos para que cada día haya menos violencia” señaló Estela Díaz.

Compartir